miércoles, 12 de mayo de 2010

explicaciones

Hoy lo vi. Yo sé que no soy santo de su devoción. Nunca le he caído bien. Por qué me gusta, es algo que tampoco he entendido nunca con claridad. Él tampoco me cae muy bien. Lo cierto es que casi sin excepción cuando lo veo termino con ganas de visitar su habitación y finalmente conocer su cama.

Después de un par de tragos, yo ya me sentía cariñosa. No con cualquiera era con él la cosa. A veces cuando lo veo, aunque no sea muy seguido tengo ganas de hacer una avanzada. Nunca me animo. También trato de mantenerme bien, lo suficientemente sobria para no hacer el ridículo frente a todo el mundo, so suficiente para no tener que aguantar su rechazo.

No es la falta de sexo. Que si bien ahora no es tan frecuente como yo quisiera, no puedo decir que sea tan poco como para andarme lanzando a los brazos de cualquiera. Él tiene algo, un encanto que yo he mitificado. Algo que lo convierte de conocido a duda, a imaginación. A veces me pregunto sí él siente lo que yo siento o nota que cuando se me acerca tengo que apretar las piernas.

Por el momento me entretengo dándome explicaciones a mi misma. Inventando historias imaginadas, en las que me atrevo a lanzarme a sus brazos, darle un beso largo y meto la mano en su entrepierna, que hasta el momento sólo conozco en mi imaginación. Si él supiera, cuánto lo deseo y cómo me habría gustado dormir esta noche con él.

Como siempre mis queridos amigos virtuales, un fuerte abrazo y gracias por darse la vuelta.

lunes, 10 de mayo de 2010

feliz día mami

0 inevitablemente terminarás siendo tu madre!

Mi mamá no merece poemas cursis, porque ella no es ejemplo de mujer. La cocina de mi mamá no es ampliamente recordada por nadie, porque mi mamá no tiene mucho tiempo de haber aprendido a cocinar. Ella no quiere una aspiradora como regalo por el día de la madre, en la casa cada quien limpia lo que le corresponde. Para mi mamá tenerme a mí o a mi hermano no fué un sacrificio, es más ella acostumbra decir que fué una tarea sencilla.

Yo no tengo problemas con esta fecha conmemorativa, ni tengo problemas confesando que amo a mi madre. Mujer que no es ejemplo y que nunca ha querido serlo. De mi mamá yo aprendí que lo más importante en la vida de las personas es ser feliz. También que las personas son buenas en esencia y es muy positivo confiar en los demás. Aprendí que no debo ser sacrificada, que debo buscar estar bien en todos los aspectos de mi vida, porque sufrimiento en el mundo ya hay mucho.

De mi mamá tengo toda clase de recuerdos positivos y también algunos negativos, mi mamá es persona, no una santa, aunque yo así la llame: santa madre. Ella piensa que cada quien hace de su vida lo que quiere y cada quién es responsable de lo que hace.

Hace unos años encontramos una foto donde mi abuela lucía irremediablemente parecida a mi mami. Yo dije: uy mama mirá cómo te parecés a tu mamá! Hace unos días encontré una vieja foto de mi mamá: Yo pensé: Ulugrun irremediablemente terminaré siendo mi madre.

Terminaré siendo mi madre en todos los aspectos de mi vida, me parezco a ella tanto física como emocionalmente. La amo y respeto, aunque esté en desacuerdo con ella en algunas cosas. Lo único en lo que espero nunca parecerme a ella es en todas las dietas locas que hace desde que yo tengo memoria.

feliz día mami.

viernes, 7 de mayo de 2010

Segunda cita

Después del cine ellos piensan:

Ella: creo que seremos buenos amigos...
Él: voy bien!

martes, 4 de mayo de 2010

Anoche te soñé

Justo ayer por la noche le decía a alguien que no iba volver a escribir un blog, de eso hace menos de 7 horas, a veces no entiendo porqué cambio de opinión con tanta facilidad.

Es que anoche soñé contigo, fue un sueño extraño íbamos caminando juntos en un lugar desconocido, de colores pardos. Vos me abrazabas, yo te veía a la cara, mientras caminábamos. Ibas muy tranquilo, vestido con esa camisa de cuadros y ese jean que te pusiste después de la primera noche que dormimos juntos.

Yo también estaba muy tranquila, vos no usabas barba, talvez por eso no fue un sueño de aquellitos. Me contabas una mentira, yo te la creía como lo he hecho durante ya casi un año. Creo que ahora la bobita soy yo.

No dormí mucho anoche, no me hace bien acostarme tarde usando la computadora. Imagino que te soñé por ese correo que tuve la necesidad de enviarte, a veces pasa, siento la necesidad de contarte cómo va mi vida.

Pero el sueño de anoche tuvo algo de particular. No me transportó al dolor. Por primera vez el sueño de anoche no me transportó al dolor. Me dejó en un lugar de paz.

Debo admitir que por mucho tiempo pensé que nosotros íbamos a ser de esas parejas. Que están juntos por temporadas y luego están con alguien más y vuelven a estar juntos (como lo habíamos hecho hasta ahora). Para finalmente, cuando tuviéramos 30 decidir quedarnos juntos. Ahora sé que no es así y debo admitir que fue egoísta para los otros que han estado conmigo, porque nunca tuve siquiera la intención de ser honesta con ellos.

Por cierto vos sabés que quiero tener hijos, que sinceramente preferiría una niña y que ya pensé cómo me gustaría llamarla. Pero nunca te dije que si es un niño (porque seamos sinceros, la probabilidad es 50 a 50) quiero que se llame como vos. Sí mi primer hijo se llamará como vos.

P.D.
Estas son mis reflexiones acerca de cómo vos y yo dejamos de ser nosotros. Y cómo por primera vez estoy lista.